AQUELLA VEZ QUE ME CONVERTÍ EN SLIME