ACABÉ HECHA UN TRAPO HUYENDO DE LA REALIDAD