ÖTZI. 3. EL COBRE TENÍA UN PRECIO