JULIO VERNE Y EL ASTROLABIO DE URANIA