EL CASTILLO AMBULANTE. UN CORAZON ES UNA PESADA CARGA