¡Oferta!
Historias del Barrio

Historias del Barrio

18.00  17.10 

Sueños de adolescencia.
Con un soberbio trabajo narrativo y gráfico, Historias del barrio ha sido merecedor del I Premio de Cómic Ciutat de Palma.

Descripción del producto

AUTORES: GABI BELTRÁN,BARTOLOMÉ SEGUÍ
EDITORIAL: ASTIBERRI EDICIONES
COLECCIÓN: SILLÓN OREJERO
ENCUADERNACIÓN: CARTONÉ
PÁGINAS: 152 COLOR

Sueños de adolescencia.
Con un soberbio trabajo narrativo y gráfico, Historias del barrio ha sido merecedor del I Premio de Cómic Ciutat de Palma.

Ciudad de Palma, años 80. Cada esquina del barrio chino tiene una historia que contar. Gabi, el aún adolescente protagonista, deambula por las calles de su pequeño mundo junto a sus amigos Benjamín, Arnaud, Falen, Ramos…, tratando de entenderlo y de entenderse. Así, prueba las drogas, descubre el sexo, se refugia en la literatura y el dibujo, se siente más unido a sus amigos que a su propia familia, descubre que las diferencias sociales son también fronteras, y que éstas, a veces,son infranqueables. Éste es el marco en el que se mueve Historias del barrio, una novela gráfica realizada a cuatro manos entre Gabi Beltrán y Bartolomé Seguí, que ha sido merecedora del I Premiode Cómic Ciutat de Palma.

A través de esas historias entrelazadas entre sí y basadas en los recuerdos de la adolescencia y primera juventud del narrador, recorremos las calles y plazas de una zona de Palma que, en aquella época, sólo parecía existir para los que habitaban en ella.

Malos tratos, robos, drogas y miseria. Pero también inmersiones en busca de pulpos; fantasías contadas en voz alta observando las estrellas; carreras de bicicletas rumbo al mar. Pequeños espacios de felicidad y libertad, de madurez repentina dentro del caos, sólo entendibles desde unas enormesganas de vivir, unos sueños por conseguir y una impetuosa necesidad de superación. Es una mirada tierna y delicada, exenta de juicios o ajustes con el pasado. Una visión comprensiva hacia un pasado duro, que se hizo soportable, gracias a la amistad, la lealtad y la feliz inocencia de unos años en los que, a pesar de todo, se intentaba seguir siendo un niño.